El mensaje de Sócrates para ti.

Sócrates vivió en el siglo V a.C. No se define como sofista, que hace referencia al carácter de “sabio”, sino como filósofo, que significa “amigo del saber”. Mientras los sofistas ganan mucho dinero, Sócrates no cobra por sus enseñanzas. Se presenta como humilde, como alguien que quiere aprender de los demás. Sin embargo, el oráculo de Delfos lo declaró “el hombre más sabio de su tiempo”.

A la entrada del Oráculo podía leerse la siguiente inscripción: “Conócete a ti mismo”. Así que Sócrates cree que, para el Oráculo, él es el más sabio de su tiempo porque los demás creen saber, cuando en realidad no saben nada, y él, al menos, sí tiene clara su gran ignorancia. Es famosa su frase: “solo sé que no sé nada”. No dejó ningún texto escrito, pues creía más en la conversación directa. Se conoce su pensamiento básicamente por lo que escribió Platón sobre él.

Fue acusado de no creer en los dioses en los que la ciudad creía y de corromper a los jóvenes. Él se defendió diciendo que únicamente había animado a sus conciudadanos a buscar la verdad y a descubrir en qué consiste el bien. Arrepentirse y pedir clemencia por sus acciones era la única opción que tenía para salvar su vida, pero en el juicio él afirmó que no se arrepentía de haber buscado la verdad y el bien. Incluso manifestó que tenía que ser premiado por ello. Fue condenado a muerte, pero demostró una gran coherencia vital y un admirable amor por el conocimiento que la historia le reconocería muy pronto.

El mensaje de Sócrates para ti sería el siguiente:

Aprende a utilizar las palabras para expresarte de modo preciso, y para encontrar argumentos que puedan ayudarte a determinar si tus propuestas o tus acciones son justas, no para vencer tú en los debates sino para que venza el mejor argumento. No creas saberlo todo. Reconoce tu ignorancia y trata de aprender de los demás. Busca saber en qué consisten las virtudes como el valor, la prudencia, la piedad o la justicia, en diálogo con otros, tratando de llegar cooperativamente a la verdad sobre dichas virtudes por el bien de todos, y no considerando el diálogo como una competición por tu éxito personal.

¿Qué opinas?

Juan Carlos Siurana

Sígueme en:

Facebooktwitter