El mensaje de Diógenes el Cínico para ti.

Diógenes de Sinope, llamado “el Cínico” nació en Sinope, en torno al año 412 a.C. Vivió en Atenas y en Corinto, donde murió en 323 a.C.

Estaba en contra del consumo exagerado de su tiempo. Pensaba que los seres humanos necesitamos muy poco para vivir, y que nuestras vidas se vuelven superfluas si ponemos nuestra felicidad en acumular bienes, o en lograr cada vez más poder. Era muy crítico con los artificios que los seres humanos habíamos creado, y que fomentaban la vanidad de personas vacías.

Vivía en una tinaja y dormía en los pórticos de los templos. Caminaba descalzo y sus únicas pertenencias eran un bastón que utilizaba para caminar, un manto para cubrirse, y un zurrón que contenía una escudilla para comer y un cuenco para beber. Más tarde se deshizo también de la escudilla y el cuenco por innecesarios.

Le parecían también ridículas las normas sociales sobre el pudor, pues consideraba que él no tenía que avergonzarse de su cuerpo, así que no era extraño verle haciendo sus necesidades en público.

Su maestro fue Antístenes, discípulo a su vez de Sócrates y fundador de una escuela en un santuario y gimnasio llamado Cinosargo, cuyo nombre significa “perro ágil”. Sea por su pertenencia a esta escuela, o por su comportamiento, o porque solía ir acompañado de perros, a Diógenes se le llamó “el cínico”, palabra que en su origen griego significa “el perruno”.

Dice una leyenda que Alejandro Magno, antes de partir a la conquista de Asia, se detuvo en Corinto para conocerle. Cuando lo encontró le preguntó si podía hacer algo por él, a lo que Diógenes contestó: “Sí, apártate, que me estás tapando el Sol”.

De manera incorrecta hoy se atribuye el “síndrome de Diógenes” a quienes acumulan basura en casa, cuando en realidad este filósofo aprendió a vivir sin tener prácticamente nada.

El mensaje de Diógenes para ti es el siguiente:

Despréndete de todas las cosas superfluas que rodean tu vida. No trates de aparentar ser más que otras personas. Deshazte de la vanidad, las aspiraciones al poder y de todos los artificios humanos. No te compliques la vida. No te preocupes por tener cosas sino por mejorar moralmente. Intenta ser una persona honrada. Y considera que todos los seres humanos formamos parte de una sola ciudad, que es el mundo.

¿Qué opinas?

Juan Carlos Siurana

Sígueme en:

Facebooktwitter